Castillo de Los Andrade o de Campolongo o de Nogueirosa

Castillo de Los Andrade, Pontedeume IV

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Los Andrade o de Campolongo o de Nogueirosa
Población:
Pontedeume
Provincia:
A Coruña
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El Castillo de los Andrade se sitúa sobre el monte llamado Pena Laboreira a 309 m de altitud, una gran roca que hace de defensa natural en gran parte de su contorno. Un lugar estratégico que servía para dominar buena parte del Valle del Eume y sus fragas y casi toda la comarca de Pontedeume, la ría de Ares y el arenal de Cabanas.

El origen de este castillo se encuentra ligado a Fernán Pérez Andrade “el Bueno”, valido de Enrique II de Trastámara (rey de Castilla) quien lo construyó entre los años 1369 y 1377 sobre una antigua fortificación del siglo XII o XIII y quien se enfrentó al prior del monasterio de Santa María de Sobrado, fray Esteban Sejas, a causa de su construcción. Fernán Pérez Andrade fue, según algunas leyendas, quien pronunció en Montiel:”Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor”, palabras tradicionalmente atribuidas a Dugesclin.

Los terrenos donde se levantó el castillo pertenecían a los monjes de Sobrado siendo su prior, quien no permitió aquí su construcción, paralizando las obras del mismo. Tras 2 años, el conflicto se solventó, a causa de la amistad de este con Juan I y al pago de 10.000 maravedís mensuales a los monjes, con lo que Fernán pudo finalizar su obra en 1377. El monarca castellano Juan I, unió al condado de Andrade el señorío de Villalba y El Ferrol, sien entonces cuando se le conoce como el Alcázar de los Andrade.

Por ser pequeño y de escasa capacidad de alojamiento apenas servía como residencia, de hecho, la familia y la pequeña corte vivían en el Palacio que existía en la villa. Sólo en momentos de verdadero peligro subían a refugiarse al castillo y posiblemente lo hacían, …si hacemos caso de la leyenda popular, a través de un camino subterráneo que se dice comunicaba las edificaciones.

El antiguo castillo fue testigo de cruentas batallas, como el levantamiento de los irmandiños que desmantelaron casi todas las fortalezas de Galicia. En el siglo XV, el castillo de los Andrade fue atacado por Alonso de Lanzós y fue hecho prisionero junto a sus seguidores, siendo trasladado a los subterráneos del castillo, en donde se dice que pereció. Según la leyenda, después de haber permanecido 100 días encerrado en una oscura mazmorra sin ver la luz del día, fue enterrado vivo, de pie y en el interior de un muro de 3 metros de espesor, después de haberle sido amputada la mano derecha al igual que al resto de los jefes irmandiños encarcelados.

En el año 1467 y a causa de esta revuelta irmandiña fue destruido casi completamente. Poco después volvió a ser reconstruido. En el siglo XIX un arquitecto llamado Tenreiro lo restauró profundamente, por orden del Duque de Alba, que era el propietario del castillo.

El castillo de sólida construcción está hecho con grandes bloques de sillería que le dan un aspecto robusto. Sus muros apenas calados por estrechas saeteras y estratégico emplazamiento, hicieron de este castillo roquero una verdadera joya como atalaya de defensa.

La parte más allanada estaba separada de las murallas por un foso defensivo del que aún hoy se puede apreciar algunos restos en el flanco sur y este.

 

La puerta de entrada, que es apuntada, está flanqueada por 2 pequeños torreones prismáticos. Coronando este acceso se conserva en la parte superior el escudo de los Andrade, hoy prácticamente pulido por el paso del tiempo. El castillo además tiene otro escudo correspondiente al otro linaje que lo ocupó a lo largo del tiempo. De los siglos XVI y XVII conserva el escudo del conde de Lemos.

El patio de armas se sitúa detrás de esta puerta de entrada y es también de reducidas dimensiones (140 m2).

Pero sin duda lo que más destaca es la imponente torre del homenaje, que es lo que se halla en mejor estado.

La torre del homenaje es de planta cuadrada, que se adaptada al escabroso terreno en el que se asienta, constituyendo su escarpada situación una de las defensas naturales más efectivas en caso de ataque y se levanta a 20 m de altura, con una anchura de 10 m y 2,5 m de grosor. En su día albergó 3 sótanos y 3 pisos, el superior con almenas destinado a vigilancia, el intermedio destinado al alojamiento del señor como casa palacio.

La torre está cubierta por una bóveda de sillería y finaliza en una cornisa de modillones y una moldura gótica. Los vanos son escasos. Estuvo rodeada de un foso con su puente levadizo, que aumentarían su imponente aspecto.

Según las leyendas, el castillo estaba comunicado con el Palacio de los Andrade en pleno Pontedeume, por un pasadizo secreto de unos 3 kilómetros de largo.

El castillo dispone además de una planta subterránea, excavada en la peña sobre la que se asienta el castillo y que fue utilizada como prisión.

Visitable:
Si, (981) 430 090
Enlaces Relacionados: