Castillo de Ledesma “La Fortaleza”

LEDESMA III

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Ledesma “La Fortaleza”

Población:

Ledesma

Provincia:

Salamanca

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

El Castillo de Ledesma se encuentra en el lado sur del recinto amurallado que ceñía la ilustre villa salmantina de Ledesma, protegido por una muralla de granito de época medieval. El Castillo conocido como La Fortaleza, está alejado del río, con el fin de defender el espacio que la orografía deja al descubierto.

El pueblo y su castillo ejercieron una importante labor fiscal ya que el marqués de Alcañices, conde de Ledesma, cobraba por los derechos de portazgo, que era una cuota por atravesar el puente, cuota que también pagaban las ovejas, al encontrarse en una de las cañadas de la Mesta. Este territorio fue repoblado en los siglos XI y XII con gentes venidas del norte y con mozárabes del sur. También hay restos de una etapa árabe asociada al conquistador Muza.

Es una fortaleza construida en el siglo XV sobre otra que en el siglo XII mandó construir Fernando II de León (s. XII), si bien adquiere la forma definitiva con el primer Conde de Ledesma, Don Beltrán de la Cueva (yerno de Enrique II).

En 1430, Juan II de Castilla hubo de tomar por sorpresa la fortaleza al negarse su alcaide a entregarla a D. Pedro de Zúñiga, a quien había sido dada por el monarca. En 1462 Enrique IV la entrega a D. Beltrán de la Cueva, este noble otorga escudo a la villa, como puede apreciarse en la puerta norte de la edificación. Los descendientes de Don Beltrán de la Cueva fueron nombrados condes de Ledesma y tuvieron la fortaleza en su poder hasta el siglo XVIII.

Este castillo que perteneció a la Corona y la cedía en numerosas ocasiones a los nobles tiene un recinto de planta irregular, trapezoidal y que carecía de torre del homenaje, está construido en mampuesto y sillares de granito.

Sólo se conserva la puerta principal que tiene un arco gótico (apuntado) muy sencillo cimentado en la misma roca y remodelado con sillarejo, entre un cubo en forma de tronco de cono (semicircular) y otro poligonal más moderno y de sillería. A su lado se extiende un extenso tramo de muro y una torrecilla, muy bien hechos con sillares almohadillados y relativamente modernos, quizás para base de un palacio. No presenta ninguna ventana ni ninguna defensa, a excepción del almenado. En el interior se conserva el camino de ronda y diversas cámaras abovedadas, está parcialmente almenado y con troneras.

Adosado a la muralla de Ledesma siempre ha sido lugar de encuentro de la villa, al completarse con una plaza ajardinada que le da acceso. Tras las últimas restauraciones se ha convertido en lugar de celebración de diversas actividades, mercados, etc., de hecho, es el escenario de las celebraciones festivas que tienen lugar por El Corpus.

Visitable:

Enlaces Relacionados: