Castillo de Laguarres

LAGUARRES I

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Laguarres

Población:

Laguarres

Provincia:

Huesca

Estado:

Restos

Datos de Interés:

La privilegiada situación del castillo de Laguarres nos habla bien de su valor estratégico en la época de la reconquista del solar del reino y en especial de la toma de Graus.

Situado en la Sierra del Castillo sobre una alta proa rocosa denominada “Calvera”, comparte hoy este lugar preeminente con las modernas torres de comunicaciones, herederas de su función, y con un vértice geodésico.

Hoy los escasos restos del castillo nos siguen recordando una época, una historia y una estrategia por lo que su valor va más allá de las pocas piedras que aún subsisten

A mediados del siglo XI los reyes de Aragón infeudaron el castillo a favor de Arnau Mir de Tost, pasando finalmente a poder de los Entenza. Fueron responsables de la tenencia feudal de Laguarres Guifred Salla (1062-1068), Rotlán Ramón (1078), Mir Gombald (1084-1096) y Pedro Mir de Entenza (1134-1135).En el castillo de Laguarres, hoy arruinado, hubo un encuentro entre el rey Ramiro I (1035-1063) y el obispo de Urgel para tratar acerca de las iglesias de Ribagorza y Gistau.

El día 17 de diciembre de 1200, Geraldo de Cabrera restituyó a Pedro II de Aragón (1196-1213) el castillo de Laguarres. El 14 de julio de 1228, Jaime II de Argón (1213-1276) reconoció que debía a Berenguer de Eril 300 maravedíes, a percibir sobre rentas de Laguarres. El 23 de abril de 1273, el mismo monarca prometió a Geraldo de Cabrera que le entregaría el feudo de Laguarres si conseguía probar que era suyo. El día 25 de mayo de 1290, Alfonso II de Aragón (1285-1291) mandó a Berenguer de Entenza que entregara la posesión de la fortaleza de Laguarres que poseía en feudo. El 9 de junio de 1320 Jaime II de Aragón (1291-1327) dio el castillo de Laguarres a Felipe de Salces. En 1381 Laguarres pasó a formar parte del condado de Ribagorza.”

Lo que hoy resta es la arruinada base de su torre cilíndrica que debió de tener alrededor de los nueve metros de diámetro en su base y debió de mostrar una imponente figura al modo de las no lejanas de Fantova o Viacamp.

Su ruina permite ver la composición de su muro a base de grandes bolos pétreos consolidados con un mortero pobre y recubierto el exterior con sillarejo trabajado a maza y colocado en hiladas uniformes.

Para llegar hasta este lugar, hay que tomar la carretera que desde Benabarre se dirige en dirección norte hacia Laguarres. Poco antes de coronar el pequeño puerto y comenzar el descenso, sale una pista forestal a nuestra derecha, junto al kilómetro 7, que conduce en cosa de novecientos metros hasta la ubicación de las aparatosas torres repetidoras. Lo que la torre perdió de su altura, lo han ganado ellas

Visitable:

Enlaces Relacionados: