Castillo de la Santa Croche

DCIM102MEDIA

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de la Santa Croche

Población:

Albarracín

Provincia:

Teruel

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

Este castillo olvidado fue, durante la Edad Media, uno de los bastiones que protegían la zona de Albarracín de las incursiones que venían del sur. Los habitantes de los alrededores eran mudéjares o judíos.

Albarracín en el siglo XI estaba en manos de la familia bereber de los Banu Razín (de ahí el nombre Al-barracín), tras el dominio almorávide, y luchas entre musulmanes de valencia y Murcia, en el año 1147 quedó bajo el mando del conocido Rey Lobo de Murcia: Abu Abdallah Mohamed ben Mardanis.

El paso de este territorio a manos cristianas se realizó en el siglo XII, bien como conquista o como cesión del Rey Lobo al navarro don Pedro Ruíz de Azagra.

Documentalmente la noticia más antigua con respecto a este castillo la tenemos en 1189, año que pertenecía a la familia Azagra (señores de Albarracín), como señorío independiente de Castilla y Aragón. En ese año Fernán Ruíz de Azagra (segundo señor de Albarracín) lo donó a su escudero Lope de Varea, el cual estaba casado con Sancha Ruíz de Azagra, hija de Pedro Fernández, hijo ilegítimo del señor de Albarracín. En 1242 la heredad pasó a la Orden de Santiago en cuyas manos permaneció hasta 1261, año en el que el maestre de la orden realizó una permuta con la familia Heredia, convirtiéndose éstos en los señores de Santa Croche.

Durante la posesión de la familia Heredia muchos fueron los enfrentamientos por la posesión de este rico territorio, hasta el punto que, en el año 1469, la Diputación del Reino mandó tropas de los concejos de Albarracín y Teruel las cuales ocuparon el castillo.

Tras la Reconquista toda la demarcación de Albarracín quedó bajo la autoridad de los señores de Albarracín, hasta que a comienzos del siglo XIV los pueblos que formaban parte del término se empezaron a agrupar hasta formar una Comunidad de aldeas de Albarracín, independientes de los señores de Albarracín. El castillo de Santa Croche y sus posesiones no pertenecieron a esta Comunidad nunca, incluso tuvieron con ella bastantes contenciosos.

Los señores de Santa Croche eran dueños de las tierras que rodeaban el castillo, pero también poseían casa en la localidad de Albarracín, incluso eran propietarios de la capilla de San Miguel en la catedral de esa localidad. La ganadería era la base de su economía, convirtiéndose en un importante centro ganadero.

En 1518 por vínculos matrimoniales el castillo pasó a ser propiedad del poderoso Pedro Torrero, (familiar de Miguel Torrero, propietario del palacio con el mismo nombre situado en Zaragoza, que hoy alberga el colegio de arquitectos). Santa Croche, se convirtió en un importante centro ganadero y comercial, que incluso llegó a realizar negocios muy rentables con la comunidad valenciana, la comunidad de aldeas de Albarracín en el año 1500, y con la Casa de Ganaderos de Zaragoza.

En el siglo XVIII pasó a pertenecer a la casa del conde de Priego al no tener descendencia directa la familia Heredia. El mismo caso le pasó al conde de Priego que murió sin descendencia legítima en el año 1783. En 1853, tras morir el dueño del castillo el duque de Canzano, la baronía de Santa Croche se desmembró, siendo adquiridas las tierras por la familia de Julián de Ródenas.

Está compuesto por dos recintos escalonados sobre la pendiente del montículo.

El bajo bordea con sus muros el perímetro y en sus esquinas poseía torreones defensivos, dos cuadrados y dos circulares, de los que quedan pocos restos. El muro mejor conservado es el que mira hacia el este, de gran longitud y altura con un remate almenado. Su interior está recorrido por un adarve.

Uno de los muros contiguos forma un semitorreón circular de grandes proporciones, de 9 por 5 metros, y fortificado por troneras enmarcadas en sillares. Su función sería la defensa de la inmediata puerta de ingreso, formada por un arco rebajado compuesto por sillares rojizos.

En el recinto alto destaca un muro almenado unido a un torreón rectangular de 9 por 5 metros de lado. En su interior conserva vestigios de varias estancias, una de ellas con los arranques de la cubierta, en bóveda de medio cañón.

Su estructura es de mampostería y se adapta al terreno, por ese motivo su planta es irregular, forzada por el terreno, la cual mide unos 40 metros por 22.

La puerta del castillo es adintelada y está protegida por un torreón cilíndrico. Dicha puerta está precedida por una barrera que discurre entre las rocas.

Todo el edificio, aunque ha perdido sus detalles decorativos es de mampostería y sus orígenes datan del siglo XV.

Visitable:

Enlaces Relacionados: