Castillo de la Muela

CONSUEGRA

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de la Muela

Población:

Consuegra

Provincia:

Toledo

Estado:

Deteriorado

Datos de Interés:

Los orígenes como fortaleza se remontan al siglo X durante la época de esplendor del Califato de Córdoba. Construido como elemento de refuerzo y protección de la Marca media cuya capital se encontraba en Toledo, y frente al expansionismo que mostraban los reinos cristianos del Norte. Tras la desmembración del Califato, el castillo pasó a depender del reino taifa de Toledo, que no pudo evitar que en el año 1083 dos años antes de la conquista de Toledo, el castillo pasara a manos cristianas. El rey Alfonso VI casaba con la princesa Zaida, hija del rey musulmán Al-Mu’tamid de Sevilla, y el castillo le fué entregado al rey cristiano como dote.

Este expansionismo cristiano haría que entraran en la península los almoravides. Con la llegada de los almoravides, el plano militar de la Marca media cambia radicamente, Alfonso VI pierde tres batallas importantes Zalaca (1086), Consuegra (1097) y Uclés (1108). En la batalla de Consuegra (15-08-1097) moriría Diego Rodríguez el único hijo varón de Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid). En el 1099 el castillo se perdería a manos de los almoravides de Yusuf ibn Tashfin.

En 1155 Alfonso VII toma el castillo y se lo entrega a Rodrigo Rodríguez que lo pierde para ser recuperado posteriormente por los caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén en el año 1183 en tiempos del rey Alfonso VIII. Estos realizan modificaciones sobre el castillo adaptándolo a un modo de vida como es la de una orden religioso-militar. Se convertirá entonces en Cabeza del Campo de San Juan y archivo de la Orden.

Será a partir de este momento cuando el castillo empiece a tomar su actual configuración. Se construyen torres, recintos defensivos, aljibes, herrerías, silos y todo aquello que el castillo precise para ser autosuficiente.

La orden de San Juan convierte el castillo en cabeza de un priorato, se dota al castillo de capilla, sala capitular, archivo y nuevas defensas.

Es a partir del siglo XVI cuando el castillo empiece a perder importancia. En el siglo XVII el castillo es nuevamente reformado para incluir una nueva capilla, y en el siglo XVIII se trasladan los archivos y la sede prioral al Palacio de la Tercia en Consuegra.

En 1813 el castillo es volado por las tropas francesas, y en 1837 con la desamortización de Mendizabal sufre su punto y final, hasta el año 1962 en que el castillo es comprado por el Ayuntamiento de Consuegra y empieza a ser rehabilitado.

La labor de rehabilitación ha sido y es inmensa, se han vuelto a levantar muros, torres y adecuar los espacios para los fines con que fueron construidos. Algunas salas se han habilitado como espacios culturales, así en la sala capitular se exponen una serie de cuadros, la torre albarrana compuesta de varios pisos alberga replicas de distintos estilos y épocas, así como trabajos realizados por la escuela taller de Consuegra. Como nota final hacer hincapié que la capilla rehabilitada se utiliza para la celebración de matrimonios civiles. Aunque de origen musulmán el castillo es de traza netamente cristiana, quedando escasísimos restos de este origen musulmán.

Una primera muralla o cerca protegía el castillo, era la albacara y sólo se conservan escasos lienzos de la misma, sobre todo en el lado norte. La albacara era una zona de terreno protegida por una muralla que rodeaba el castillo y que aparte de establecer una primera línea de defensa, permitía a la población guarecerse en lugar seguro junto con el ganado y los enseres en caso de ataque enemigo. Por la situación de los restos que nos quedan es de presumir que este espacio debió ser muy amplio.

El segundo recinto es un lienzo de muralla del siglo XIII, completa hasta los adarves, reformada en el siglo XV, con tres pequeñas torres en la puerta y dotadas de troneras. La muralla corre de norte a sur protegiendo el lado este del castillo. Entre este lienzo de muralla y el castillo queda un largo pasillo. Esta zona es la mas desprotegida por ello tal vez la necesidad de una doble muralla en este lado del castillo.

A través de una puerta formada por un arco de medio punto entramos en el tercer recinto del castillo, cuya característica principal es que se trata de un gran recinto amurallado donde podemos encontrar el patio de armas y los jardines, y en el centro de este espacio el cuarto recinto o cuerpo central del castillo con todas las dependencias propias del castillo.

Este cuarto recinto está formado por un cuerpo central cuadrado de 33 x 26 metros, dispone de una torre semicilíndrica en cada uno de sus lados, menos en su lado sur que encontramos una torre albarrana cilíndrica exenta. Las murallas del tercer recinto protegen este cuerpo.

El castillo está construido en piedra y mampostería, El grosor medio de sus muros es de 4,5 metros y la altura de sus torres de 30 metros, lo que nos da una idea de la categoría de la fortaleza. Hay que decir que el castillo no se encuentra en un lugar especialmente dotado para su defensa, por lo que había que reforzar mucho las defensas propias del castillo para hacerlo inexpugnable.

Al interior del castillo se accede través de una puerta abierta en el segundo recinto, cerrada por una reja, protegida por tres pequeños cubos cilíndricos. Esta puerta se sitúa al final del lienzo en su parte sur. A través de una puerta de medio punto abierta en el largo pasillo entre los dos lienzos de muralla accedemos al interior del patio de armas en el tercer recinto.

Una nueva puerta habrá que atravesar para penetrar en el cuarto recinto. Se entra por una puerta de medio punto y sobre la misma podemos ver dos escudos uno de ellos del prior de la Orden don Juan José de Austria (Madrid 1629-1679) hijo natural de Felipe IV (fechado en 1679) y el otro de la familia de de Hernando Álvarez de Toledo, fechado en 1677. Esta puerta se encuentra en el piso bajo de la torre situada en el lado este del cuerpo central antes citado.

Nada más traspasar esta puerta entramos en una estancia que bien pudiera servir de cuerpo de guardia. Desde este lugar se accede al resto del recinto interior; los aljibes, los calabozos, las torres, la capilla, la sala capitular, la sala de archivos, las terrazas etc.

El castillo disponía de tres aljibes, en este cuarto recinto encontramos uno de ellos con cubierta de medio cañón, debidamente rehabilitado, así como los calabozos y diversas salas de cometido diverso.

Dispone el castillo de una torre albarrana, de forma circular situada en el lado sur del castillo. Esta torre se encontraba unida al castillo mediante un adarve. Tiene cuatro pisos y es de una altura considerable. En su parte superior dispone de una terraza defensiva.

De entre los elementos mejor conservados o tal vez mejor restaurados encontramos la sala capitular que se encuentra en el primer piso de la torre este mientras que la sala del archivo se encuentra en uno de los laterales del cuerpo central.

La sala de archivo es una larga habitación rectangular que ocupa todo el ala este del cuerpo central. Como su nombre indica esta habitación albergaba la amplia documentación de la Orden, que con las guerras y el paso del tiempo gran parte de el se ha perdido. A través de una puerta abierta en el muro entramos en la sala capitular situada como hemos comentado en la torre. Ambas habitaciones están decoradas con mobiliario recreando épocas pasadas. Por una puerta situada al fondo entramos en la ermita o capilla conventual.

La capilla se situaba en el lado sur del castillo, contigua a la sala de archivos. Se encontraba bajo la advocación de Nuestra Señora de la Blanca. Construida en el siglo XVII en sustitución de una primitiva capilla de 1229 (siglo XIII) que se supone aunque no está confirmado se situaba en la torre oeste.

Presenta planta rectangular de una sola nave. El altar mayor quedaba separado del resto por una reja donada por don Juan José de Austria (que fue prior de la Orden). Completaba su estructura con dos habitaciones, una dedicada a a sacristía y la otra a camarín de la Virgen, a las que se accedía por sendas puertas situadas a ambos lados del altar mayor.

Se cubría con una bóveda decorativa, protegida por una cubierta de madera a dos aguas.

Desde la ermita se podía acceder a través de un paso volado a la torre albarrana que se encuentra a su lado, a la altura de su cuarto piso.

Se sabe que disponía de un retablo de 1584 (siglo XVI) ahora desaparecido pero que se conoce por la existencia de un grabado del siglo XVIII. En 1785 la imagen de la Virgen es trasladada a Consuegra y con ello y el tiempo vino la ruina para la ermita y el castillo. La imagen de la Virgen desapareció durante la Guerra de la Independencia.

Visitable:

Enlaces Relacionados: