Castillo de La Corona o de Los Cortés

ALMUDÉVAR

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de La Corona o de Los Cortés
Población:
Almudévar
Provincia:
Huesca
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo es una fortaleza de origen musulmán situado sobre un cerro de la Corona. Fue una población musulmana de cierta importancia, que pagaba parias (tributo) a Sancho Ramírez para costear su castillo de Ayerbe en el 1083.

La forma redonda dio origen al nombre Almodóvar que deriva de la palabra árabe aljawla (الجولة) que significa “el redondo”, de donde proviene el definitivo nombre de Almudévar, dado tras la conquista en 1118, de la zona y la fortaleza, cuando Pedro I de Aragón, después de ocupar Huesca y de perseguir a los musulmanes hasta Almudévar.

Tras esta conquista se sucedieron las obras dentro del recinto, gracias a la carta puebla concedida por el rey Alfonso I que donaba el fuerte a los cristianos para construir allí una iglesia, la abadía y casas.

Más tarde, entre los años 1184 y 1231, junto al castillo se construyó, dentro del estilo cisterciense y en buena piedra sillar el templo dedicado a Ntra. Sra. de la Corona, de la que solo quedan restos de paredones en los que se aprecian las pilastras de arcos apuntados que soportaban la bóveda.

Este conjunto religioso-militar participó en varios conflictos militares, siendo uno de ellos el que tuvieron las coronas de Aragón y de castilla y que sería llamada como la guerra de los Pedros.

 

El recinto propiamente defensivo se nos presenta como un conjunto de restos arqueológicos de varias épocas, entre los que podemos distinguir una parte de murallas en el lado sur, la torre del Homenaje y la primitiva iglesia parroquial, que apoya su muro occidental en aquélla, utilizándola además como torre campanario.

Sobre las murallas aparecen 2 torreones rectangulares muy chatos. En el muro norte quedan dos vanos cegados que comunicaban con sendas capillas abiertas en 1560, por la remodelación que en la iglesia realizó el maestro Pedro de Irizábal y que pasaron a formar parte posteriormente de la actual Ermita de la Corona.

En el extremo occidental de la muralla, figura una puerta de arco semicircular con grandes dovelas, en cuya clave aparece un escudo y la fecha de 1584.

La torre del homenaje, construida en sillería, excepto en su remate, que fue alterado hacia el siglo XVI con una solana de arcos de ladrillo y una espadaña, es de difícil datación, sus 15 metros de altura tienen una planta rectangular, que es distinta a otras de su género por lo desigual de sus lados, que miden 13 metros por 5,30 metros, hecho que la hace parecer un grueso muro cortina al estilo de los schildmauer germánicos.

Visitable:
Enlaces Relacionados: