Castillo de La Almena Del Cid

ALMONACID DE TOLEDO

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de La Almena Del Cid
Población:
Almonacid de Toledo
Provincia:
Toledo
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El topónimo de Almonacid podría haber sido usado por los almorávides, por su significado de “el monasterio”, que bien pudiera tener relación directa por un monasterio visigodo cercano a la población.

Pero la cultura tradicional atribuye su nombre “Almonacid” (es decir, Almena del Cid) a la toma del castillo por parte de Rodrigo Díaz de Vivar, pero no existe ninguna constancia de ello y lo más probable es que el mítico Rodrigo Díaz de Vivar únicamente descansara en el Castillo con sus tropas.

El castillo montano (por su emplazamiento en altura), corona un cerro de la población de Almonacid. La posición estratégica del castillo le permite dominar visualmente una amplia zona, siendo esta posición ideal para estar conectado visualmente con los vecinos castillos de Peñas Negras (Mora de Toledo), o el de Orgaz entre otros.

Además, esta posición estratégica será la principal protagonista durante toda su historia útil, siendo testigo de enfrentamientos sangrientos, como la derrota de los berberiscos hispanos a manos del walí de Córdoba Abdelmelek ben Kotan, o la batalla entre las tropas del emir de Córdoba a las del walí toledano Lobia. Era un importante castillo de los que formaban la defensa que rodeaba a Toledo.

La primera referencia documental que hace referencia a este castillo es de origen musulmán donde se construye una primitiva Alcazaba en el siglo IX, cuando servía de punto de vigilancia de un antiguo camino a La Mancha a Andalucía.

Tras la Reconquista de Toledo, en el siglo XI, pasa de Alfonso VI como parte de la dote de Zaida, su esposa, viuda de Abu Nasr Al’Fath al-Ma’mun, rey de la taifa de Córdoba e hija del rey moro de Toledo.

Alfonso VII hizo donación de parte de sus tierras al conde Pons de Cabrera y en 1176 encontramos de nuevo al rey realizando más donaciones de tierras de Almonacid a la Orden de Calatrava. Posteriormente fue donado por Alfonso VI a la Catedral de Toledo

Alfonso VIII encarga en 1226 al arzobispo Jiménez de Rada la repoblación de Almonacid.

En el siglo XIV, el castillo será reformado de manos del arzobispo y alcaide de la fortaleza Don Pedro Tenorio (que también manda construir el cercano Castillo de San Servando)

El castillo sirvió, además como prisión del Estado, recluyendo entre sus muros por ejemplo durante 8 años al conde de Gijón y Noreña, Don Alfonso, hijo bastardo de Enrique II, apresado por orden de su hermano Juan I de Castilla y quien estuvo también bajo arresto en la Puebla de Montalbán en 1383, a causa de sus pretensiones a ocupar el trono portugués.

En 1849 se proyectó una reparación importante en la fortaleza por parte del maestro de obras de la catedral de Toledo, Don Pedro Gumiel quien realizó un extenso informe que nos da idea de la distribución de las dependencias de la fortaleza en este siglo y quien escribió:

Una de las fortalezas buenas de Castilla con aljibes, panadería y armas de fuego. Hay que reparar la pared y el arco de la puerta de la barrera y a mano derecha, en la escalera, poner una segunda puerta con argollas y goznes de hierro y trampa, reparar el suelo de la tercera puerta para que pasen las bestias, arreglar los quicios de la cuarta y quitar las escaleras de piedra de la quinta. Reparar en la caballeriza las pesebreras. En una sala de 30 pies hacer atajo hasta la chimenea y una escalera para subir a otra habitación alta… Hacer un balcón para pasar a la torre del homenaje. Recorran los tejados y reparen los maderos de la torre de la esquina y los que están sobre los graneros. Repongan las losas que faltan del patio, reparen los aljibes y pongan llaves en los tres de beber.

 

La fortaleza tiene planta de polígono irregular de 4 lados en cuyo centro del patio de armas se sitúa exenta, la torre del homenaje con 3 plantas con bóvedas de ladrillo y de planta cuadrangular, consta también de elevados muros almenados, protegidos por una barrera exterior y un camino de ronda, un recinto interior y los restos de 2 aljibes, restos de un silo para almacenar grano y algunas habitaciones.

La fábrica general es de mampostería de cal y canto, encuadrada por sillares de cantería de piedra berroqueña en los ángulos o esquinas, el ladrillo de terracota encinta y contiene a veces al mampuesto de piedra, crea machones, resuelve bóvedas, almenas, etc.

El espesor oscila en torno a 70 y 90 centímetros respectivamente, por lo que el espesor total de los muros del castillo está alrededor de 1,5 metros.

De sus 4 fachadas, 3 de ellas (la norte, noroeste y oeste) tienen trazado de muralla en zigzag o de cremallera y una cuarta, la sur, que presenta un esquema simétrico que combina dos lienzos rectilíneos con 3 torres circulares.

El castillo está rodeado completamente por un estrecho foso seco de no mucha profundidad y hoy ya poco profundo, pero apreciable en todo su perímetro.

Visitable:
Enlaces Relacionados: