Castillo de Guardamar del Segura “El Castell“

GUARDAMAR DEL SEGURA

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Guardamar del Segura “El Castell“
Población:
Guardamar del Segura
Provincia:
Alicante
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El Castillo de Guardamar del Segura se encuentra en lo alto de un cerro rocoso del que partían las murallas que rodeaban la población y desde la cual se dominaba una amplia panorámica, que comprende toda la bahía costera y las tierras del Bajo Segura.

Guardamar del Segura fue la histórica colonia griega Alone fundada por los masilienses. Los musulmanes la fortificaron y construyeron su mezquita en el año 944.

La fortaleza árabe fue conquistada en 1264 por las tropas de Jaime I el Conquistador y aunque repobló con familias catalanas pasó al Reino de Castilla por el Tratado de Almizra.

En el año 1271 siendo el origen de la ciudad amurallada, Alfonso X el Sabio funda la ciudad como villa real de nueva planta. Jaime I llevó hasta ella repobladores catalanes para tal fin (en 1296 se incorporó al Reino de Valencia).

La etapa de dominio castellano fue corta, ya que en el año 1.296 Jaime II anexiona Guardamar y su castillo a la corona de Aragón. Durante el siglo XIV, la villa de Guardamar se convierte en el puerto y plaza fuerte litoral de Orihuela, siendo saqueada e incendiada en el año 1331 por el ataque de la flota nazarí del caudillo Raduán.

Más tarde soportó el asedio castellano del año 1359 durante la Guerra de los Dos Pedros, que provoca un lento y paulatino deterioro en el castillo, llegando incluso las autoridades municipales de Orihuela proponer su derribo en el año 1382 y su posterior edificación en la localidad de Rojales, una zona más segura por su situación interior, frente a la ubicación costera que dificultaba su defensa. La villa, estando bajo la jurisdicción de Orihuela, fue reducida a la categoría de aldea, en 1368 durante la guerra entre castellanos y aragoneses de la que obtendría su independencia a partir de principios del siglo XVII. (Guardamar tuvo derecho a voto en las Cortes Valencianas).

 

La bonanza económica de Guardamar llama poderosamente la atención de los navíos berberiscos durante el siglo XVI, sufriendo ataques y desembarcos como en el año 1543, donde los habitantes de Guardamar deben hacer frente al ataque de Salah Rais, o el intento de asalto del año 1553 con el aviso de 46 velas de moros. Como respuesta a estos ataques, se conserva una carta del rey Felipe II dirigida a la ciudad de Orihuela, comunicando que el Duque de Segorbe mandaba al Maestre Racional y al ingeniero militar Antonelli il Vecchio a visitar la villa para que “… vean y trazen la fortificación que les pareciera convenir y ser necessaria…”. Antonelli concluye en su memorial del año 1562 que la plaza.

 

La fortaleza fabricada con mampostería, tapial y sillarejo árabes se trata de un recinto alargado dividido en 2 secciones.

-La parte superior, constituye el castillo propiamente dicho, siendo de planta poligonal, datado en la primera mitad del siglo XII.

-La parte inferior, es de mayor tamaño y está rodeada por una muralla gótica que sufrió importantes modificaciones en el siglo XVI.

Junto a la muralla hay 2 torreones de planta rectangular separados entre ellos unos 50 metros de distancia y unidos por un lienzo de muralla.

Los cubos presentan una altura de 2,50 metros y 3,50 metros, teniendo un ligero alambor o talud en la parte inferior y las esquinas reforzadas con sillería. Estos torreones han sido situados cronológicamente en la mitad del siglo XIV, lo que podría relacionarse seguramente con los momentos posteriores al ataque castellano del año 1.359 que acabó con la fortificación y obligó a su reconstrucción.

Con la aparición de la pólvora y el incremento de la artillería, se desarrolló un nuevo sistema defensivo para la ciudadela amurallada, de tipo abaluartado de época renacentista. En esta fase, se hizo un retranqueo de la muralla, una vez desmochados totalmente los torreones bajo medievales y la construcción del Baluarte de la Pólvora, al norte, adecuando una tenaza renacentista en la parte noroeste.

En el interior del recinto abaluartado se puede apreciar los restos de muchas dependencias y la muralla interior, destacando un basamento circular, con escaleras de acceso por sus 4 caras y con un suelo decorado con pequeñas piedras ovaladas de distintos tamaños formando un vistoso mosaico.

Visitable:
Enlaces Relacionados: