Castillo de Castrillo de Villavega

CASTRILLO DE VILLAVEGA V

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Castrillo de Villavega
Población:
Castrillo de Villavega
Provincia:
Palencia
Estado:
Restos
Datos de Interés:
Los restos del castillo se encuentran sobre un montículo arenoso situado encima de un talud que domina el río Valdavia.

El origen del castillo probablemente corresponda a las primeras épocas de la repoblación, ordenadas por los reyes asturleoneses Alfonso XIII y Ramiro II (finales del siglo IX y principios del siglo X), como fortaleza avanzada con funciones de vigilancia para prevenir los ataques en los territorios conquistados a los musulmanes. Cumpliendo además con la doble finalidad, como proteger el próximo castillo de Agüero de posibles ataques en su flanco sur y de garantizar el vado del río Valdavia a su paso por Villavega de Castrillo.

La cita más antigua del castillo la proporciona el primer testamento de Alfonso VIII en 1204 (unos 300 años después de la construcción del castillo), cuando ordena la entrega del castillo de Villavega a Pedro de Aries, prior de la Orden de San Juan de Jerusalén, conocida como Orden del Hospital.

Según una descripción existente a finales del siglo XIII la fortaleza tenía buen aposento para el alcaide, estando cercada por cavas y barbacanas, contando con puentes levadizos, 2 siglos más tarde, ya se encontraba muy deteriorado. En 1594 se nombra alcaide de la misma a Jaques Gómez de la Vega, vecino de Saldaña.

A lo largo del siglo XVI, con la amenaza musulmana ya olvidada y el sistema feudal en decadencia, se inicia un deterioro. En 1797 Gaspar Melchor de Jovellanos, en su obra Diario, describe la fortaleza como “alta torre de piedra, todo lo demás de tapial debajo, amasado con masa, algo de adobes“. Este deterioro se culminará en 1832, cuando se aprovechan los sillares de más calidad para la construcción de la torre parroquial.

El castillo está formado por una torre protegida por una barrera circular. Dicha torre es de planta rectangular con unas medidas interiores de 6,30 por 6,70 metros, construida con muros de cal y canto rodado de 1,30 m de espesor, sin que se conserven vestigios de su revestimiento de mampostería de sillares calizos de color blanco, utilizados en la construcción de la torre parroquial. Por los restos que quedan no es posible determinar el número de plantas con que contaba, ni en qué fachada se ubicaba la puerta de acceso.

Conserva además parte del lienzo sudoeste y completo el noroeste, con 2 metros de espesor y varios de altura, mientras que al nordeste le falta una esquina y el sureste prácticamente ha desaparecido quedando únicamente la esquina sur del mismo. Es probable que la parte superior de dicha barrera estuviera reforzada por alguna empalizada de madera, de adobe o de cal y canto.

Visitable:
Enlaces Relacionados: