Castillo de Carcabuey o Castillo de la Traición

CARCABUEY I

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Carcabuey o Castillo de la Traición
Población:
Carcabuey
Provincia:
Córdoba
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo de Carcabuey se alza sobre un elevado cerro en las cercanías de Priego (dentro de un área militarizada).

El castillo ha sido a lo largo de la historia lugar privilegiado desde el punto de vista estratégico y militar para el control de todas las vías de comunicación de la comarca de la Subbética, ya que en el confluían los caminos que servían de comunicación a cinco provincias andaluzas. Por su importante ubicación estratégica la zona ha sido poblada por romanos, árabes y cristianos, los romanos la llamaron Ipolcobulca (por el nombre del cerro donde se asienta en época iberoromana), los árabes la llamaron Karkabul, hasta llegar a su denominación cristiana Carcabuey (aunque hasta 1256 no se cita documentalmente a Carcabuey con este nombre, y se hace como perteneciente a la Orden de Calatrava, bajo la jurisdicción eclesiástica del obispado de Jaen).

En época islámica fue objeto de incursiones de Ibn Hafsun, a finales del Emirato, hasta que el emir Add Allah en el 892 durante la lucha contra los sublevados Said ben Walid y Omar ben Hafsun y tras el estrecho cerco de Karkabul finalmente mandó demoler el castillo, hasta que quedó llano.

Sería reconstruido en el mismo emplazamiento, pero ya en el siglo XIII, por los cristianos bajo el dominio de la orden Calatrava, como fortaleza para la defensa de la frontera contra el reino Nazarita.

Conquistada la plaza por Fernando III, fue reedificado según modelos de otras fortificaciones, como las de Fuengirola o Iznajar. A la muerte de Fernando III el santo, el castillo sufrió un nuevo revés, pues reinando Alfonso X el Sabio, su hijo el infante rebelde Don Sancho, que en ocasiones tuvo en el castillo de Carcabuey su residencia, dio motivo a la leyenda que tras aliarse con el rey Ziri Muhammad conspiraría para arrebatarle el trono a su padre, otorgando a este castillo el apelativo de “castillo de la traición”.

El castillo y la villa estuvieron bajo la jurisdicción de la orden de Calatrava hasta que en 1333 fue conquistado por Muhammad IV de Granada y más tarde reconquistado por Alfonso XI, quien modificó la estructura, transformando la fortaleza en castillo palacio (acabaría integrándose, tras múltiples donaciones en el Señorío de Aguilar).

 

El castillo de aspecto roquero de Carcabuey y su perímetro fueron construidos aparejo era de sillarejo sin tallar ni recuadrar. El castillo con una planta muy irregular y alarga según las exigencias del relieve de las rocas en la que está enclavado, albergando una plaza de armas y una fortaleza con torreones.

Consta de un primer recinto amurallado que sigue el contorno del terreno, cerrando un espacio llamado Alcabar para el esparcimiento de la tropa, con cortinas altas de 8 o 10 metros y torres de flanqueo, permiten un ingreso tortuoso entre los muros para acceder a la torre y a la plaza de armas. La fortaleza cuenta con 5 torres distribuidas a lo largo de la muralla, de las que 2 son cuadradas y 3 circulares, conservándose en su interior una estructura cuadrangular que podría haber sido la torre del homenaje.

El aljibe, al oeste y bajo la sombra del lienzo de muralla, mide 7 por 10 metros, teniendo agua en todas las estaciones, ocupa un lugar enigmático. Su ubicación no se relaciona con la necesidad del castillo, al situarse a extramuros no permite a la población, en caso de bloqueo abastecerse de agua. (se habla de la existencia de un pasadizo entre las rocas que permitía el acceso al aljibe).

En la parte alta del patio de armas encontramos la ermita de la Virgen del Castillo, construcción del s. XVIII en la que alberga la imagen de la Virgen del Castillo, patrona de la localidad.

La puerta actual de acceso a la fortaleza está levantada sobre un muro de contención que podría estar construido con mampuestos reutilizados de la fortaleza (no siendo esta la original).

Existe un portillo de acceso oculto, en el lienzo sur, que ha estado cegado durante mucho tiempo y ahora está restaurado.

El acceso al recinto, se hace por un camino empinado en el que se encuentra un aljibe romano, excavado en la roca.

 

Saludando agradecido al piadoso viajero y al anticuario, profiriendo en honor suyo aquellas palabras de Estrabon.

Ipsa vestigia tam nobilium oppidorum est libentius videre
et sepulcra inclitorum virorum
“.

Visitable:
Enlaces Relacionados: