Castillo de Cadrete

IMG-20170627-WA0005

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Cadrete

Población:

Cadrete

Provincia:

Zaragoza

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

El Castillo de Cadrete es una construcción de origen islámico, mandada levantar por Abderramán III en el año 935 con motivo del asedio de Saraqusta, cuyo gobernador se declaró en rebeldía tras negarse a seguir ciertas órdenes dictadas por el califa.

Sofocada la revuelta, nada sabemos de la fortaleza hasta comienzos del siglo XIII, momento en que Pedro II de Aragón la empeña temporalmente para saldar la deuda que había contraído con Pedro de Navascués. Décadas después, Jaime I repetirá de nuevo esta operación, en esta ocasión con Artal de Huerto, quien le había realizado un importante préstamo de dinero.

A finales de dicha centuria, Alfonso III de Aragón cederá y después venderá a perpetuidad el señorío de Cadrete a Juan Zapata, embajador y justicia del reino, en manos de cuya familia permanecerá el castillo hasta finales del siglo XIV, momento en que pasará a formar parte de las posesiones del cercano Monasterio de Santa Fe. Con la expulsión de los moriscos aragoneses en 1610, la fortaleza quedará completamente abandonada, permaneciendo así durante más de tres largos siglos hasta que la lucha iniciada en 2003 por diversas asociaciones, vecinos y el propio ayuntamiento, desembocó en una primera fase de restauración, consolidación y rehabilitación entre mayo de 2011 y agosto de 2012.

El emplazamiento del Castillo de Cadrete sigue los patrones de las fortalezas musulmanas, es decir, se erige sobre un cabezo con defensas naturales a ambos lados, rodeado por montes de mayor de altura que, a la vez que contribuyen a disimular su presencia, le ofrecen un camuflaje excelente que hace más difícil su localización en caso de ataque.

Construido en argamasa de yeso, mediante el empleo de la técnica del tapial, el Castillo de Cadrete presenta tres recintos bien diferenciados, reformados y ampliados a lo largo de casi 700 años de ocupación. El recinto superior, articulado en torno a un patio abierto, acogió las estancias de mayor relevancia de la fortaleza, como un zaguán, un aljibe con capacidad para unos 5000 cántaros, un soportal, una capilla dedicada a San Miguel y otras construcciones de difícil identificación.

No obstante, si hay un elemento que sobresale por encima de todos ellos es la imponente torre de cuatro pisos, formada en realidad por una primitiva torre de época califal, posteriormente forrada y recrecida por una segunda torre para tratar de frenar los problemas estructurales de la primera.

El recinto intermedio, al que se accedía desde el anterior por una escalera de caracol de la que sólo se conservan algunos escalones, se trata de un amplio espacio pendiente todavía de excavación. No obstante, los sondeos realizados parecen indicar que pudo estar dedicado a uso doméstico, sin descartar la presencia de unas cuadras e incluso un pequeño patio de armas.

Una puerta situada en la esquina noroeste del mismo, da acceso al recinto inferior articulado en dos plataformas distintas. Al igual que el anterior, también se halla a la espera de una excavación que revele más datos, aunque gracias a las obras de restauración y rehabilitación sabemos que contaba con dos baluartes defensivos protegidos por varias aspilleras y con una estructura circular revestida de yeso en cuyo centro se sitúa un pilar rectangular, sobre la que se han formulado diversas hipótesis, a la espera de ser corroboradas en futuros trabajos arqueológicos.

Visitable:

Enlaces Relacionados: