Castillo de Burgalimar

BAÑOS DE LA ENCINA III

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Burgalimar

Población:

Baños de la Encina

Provincia:

Jaén

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

La fortaleza se levantó como pieza estratégica para defender y proteger el camino de Córdoba al puerto de Muradal, hoy Almuradiel o a Despeñaperros.

El castillo de Baños de la Encina es el segundo castillo más antiguo de Europa.

La fortaleza de Burgalimar (del árabe Bury al-Hamma “Castillo de baños”), fue conquistada a los musulmanes por primera vez en 1147 por Alfonso VII, el Emperador, pasando a su muerte a manos musulmanas, vuelta a conquistar por las tropas de Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León en el 1189. En el año 1212, después de la batalla de las Navas de Tolosa, es nuevamente conquistado por los reyes Alfonso VIII, Pedro I de Aragón y Sancho el Fuerte de Navarra.

Es tomado 3 días después de la batalla de las Navas de Tolosa. Pero es en el 1225 cuando Fernando III el Santo lo conquista definitivamente, incorporándola a la ciudad de Baeza. El 5 de junio de 1246 se le otorga termino propio, siéndole concedidos diversos privilegios que fueron confirmados por los reyes posteriores. Con posterioridad en la segunda mitad del siglo XV, la villa y su castillo tuvieron gran importancia durante los enfrentamientos entre los partidarios de Enrique IV y los del Marqués de Villena y don Pedro Girón, primer señor de Utrera y Osuna, que pretendió casarse con la que sería más tarde reina de Castilla, doña Isabel la Católica.

Durante el reinado de Enrique IV el castillo se convierte en escenario de continuos enfrentamientos entre los partidarios del rey comandados por Miguel Lucas de Iranzo y los maestres de Calatrava y Santiago (partidarios del príncipe Alfonso).

En 1458, por decisión regia, junto con Linares, Baños de la Encina pasó a ser señorío del Condestable Iranzo, aunque por poco tiempo. Durante la guerra de la independencia el castillo sufrió las consecuencias de su ocupación. Esta alcazaba también se le conoce con el nombre de “la fortaleza de los siete reyes“, pues en ella estuvieron mas o menos tiempo, Alfonso VII, Alfonso VIII, Alfonso IX, Pedro II, Sancho VII, Fernando III y Fernando el Católico.

También se dice que en este castillo nació el rey Fernando III el Santo, en el 1189. Sus torres se construyeron sobresalientes totalmente del paño de la muralla, con el fin de mejorar la defensa permitiendo cubrir lateralmente a los atacantes.

Esta circunstancia es una novedad en la arquitectura militar del siglo X.

La fortaleza es de planta en forma oval (100 metros en el eje mayor x 46 metros en el eje menor), dispone de 14 torres de estilo califal, más la torre del homenaje.

La torre del homenaje, es una modificación cristiana de una de las torres originales, ya que los castillos musulmanes no disponen de esta clase de torres. Dispone de escasas ventanas y todo el conjunto está rematado por almenas de forma cuadrada. En total 2.700 m2. Las 14 torres son de planta cuadrangular y tienen 3 pisos, a varias de ellas se accede por el adarve (del árabe addárb, camino situado en lo alto de una muralla detrás de las almenas), aunque parece ser que antiguamente no era así, pues eran macizas, siendo después, ya en la época de su pertenencia a reyes cristianos, cuando se abrieron algunos huecos en ellas.

Otro aspecto a tener en cuenta es la pintura que recubría los muros, imitando fuertes sillares de piedra, con el fin de ocultar su pobre material e impresionar al enemigo, esto en la época primitiva. La Torre del Homenaje se corresponde a la época cristiana, de los siglos XIV y XV, a esta torre se le denomina “almena gorda” debido a su forma tan peculiar. Dispone de varias ventanas y presenta escasos elementos defensivos. Es de estilo gótico, orientada hacia el norte.

La puerta de acceso, (orientada al este), destaca por encontrarse enmarcada por dos torres cúbicas que son las que más sobresalen de todo el conjunto. La puerta posee dos arcos de herradura con una inscripción donde aparece la fecha de finalización de la obra, el autor de la misma y el nombre del que la mandó construir. Esta inscripción se conserva actualmente en el Museo Arqueológico Nacional.

La inscripción dice así:

En el nombre de Dios, el clemente, el misericordioso, mandó construir este castillo el siervo de Dios Al-Hakan II Almostasir Bila Enú Al-muminin, cuya vida Dios guarde bajo la dirección de su servidor y caid May-Sur-Ben-Al-Hakan.

Se terminó con el auxilio de Dios y su ayuda y esto fue en la luna del Ramadán del año 357.

En el patio de armas hay un gran aljibe dividido en dos naves separadas por pilares y cubierto por una bóveda de medio cañón. También se observa otra modificación de le época cristiana, la construcción de un Alcazarejo mediante la creación de una muralla interior compuesta por un poderoso torreón circular, del que hoy solo se conserva la base, y dos lienzos que unían ésta con los muros laterales, de los que hoy sólo queda parte de uno de ellos.

La fortaleza está construida en tapial, colocado en cajas que se superponen las unas y las otras. Es digno de mención el color entre pardo y rojizo que posee la edificación debido sobre todo a esta forma de construir. La cal se utiliza como elemento de unión, lo que proporciona una gran dureza. La torre del homenaje está construida en mampostería tiene forma semicilíndrica y dos plantas.

Esta forma de construir en tapial es mucho más barata que las obras en sillería, lo que denota su función militar, destinado a las tropas, ya que su única misión son las estrictamente defensivas.

Como curiosidades podemos citar que, en las escuelas de arquitectura, el castillo de Baños de la Encina se estudia como ejemplo de arquitectura militar.

Visitable:

Enlaces Relacionados: