Castillo de Buitrago del Lozoya o Castillo de La Beltraneja

BUITRAGO DE LOZOYA IV

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Buitrago del Lozoya o Castillo de La Beltraneja

Población:

Buitrago del Lozoya

Provincia:

Madrid

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

El origen de Buitrago se remonta a la época prerrománica, pero la fortaleza fue construida por los musulmanes. En el año 1085 fue reconquistada, pasando a formar parte de la mitra toledana y 11 años después fue repoblada.

Los primeros testimonios llegaron con Alfonso VIII. Pasó a manos de los Mendoza, quienes constituyeron la Comunidad de Villa y Tierra de Buitrago, e invitaron a Juana la Beltraneja a vivir allí.

En la guerra de la Independencia el castillo quedó bastante maltrecho. Entre los personajes históricos que han pasado por sus muros, debemos de mencionar a doña Juana la Beltraneja, famosa por la guerra civil mantenida con su tía Isabel la Católica.

Otro personaje importante fue el marqués de Santillana, quien celebró numerosas fiestas en la fortaleza.

El Castillo o Alcázar de Buitrago del Lozoya, no sigue el modelo predominante de castillo señorial de la época, el castillo se sitúa junto a la Iglesia de Santa María del Castillo, la Torre del Reloj y la muralla, que confieren un aire medieval a este municipio.

El castillo de Buitrago del Lozoya es un conjunto arquitectónico gótico-mudéjar del siglo XV con planta de tipo rectangular, 7 torres y un patio de armas central en el cual se construyó una plaza de toros. Este recinto estaba enmarcado dentro de una muralla con un foso que lo protegía. Las torres de la muralla tienen forma de una “T”.

A diferencia de otros castillos señoriales, este no posee una torre del homenaje donde celebrar actos protocolarios y su diseño lo sitúa más cerca del Alcázar urbano de tradición andalusí, cómodo y rodeado, de un cinturón defensivo.

Su influencia árabe es evidente, propios de la arquitectura andalusí son los ladrillos, que predominantemente se emplean en su construcción. El recinto sirvió de palacio por lo que se adornó con yeserías y techumbres de gran calidad.

Las torres presentan ladrillos colocados en bandas horizontales unidas por cal y enmarcadas por bloques de piedra maciza.

En los muros se ha utilizado el sillarejo que es piedra labrada toscamente unida también con cal.

Sus formas son variadas: las hay cuadradas, rectangulares y pentagonales. El material utilizado en las torres es distinto al de los muros. Destaca una puerta que se abre en una de las torres. Dentro del mismo castillo, son interesantes y dignos de mención los sistemas de cubrición con bóvedas constituidas por arcos de medio punto o aproximación de hiladas. Esto da un toque decorativo al conjunto defensivo. Un aspecto vistoso lo provoca, también, la utilización del ladrillo, con su color rojizo, frente al típico de la piedra.

Una de las estructuras más características de este castillo es la coracha, un brazo de la muralla que bajaba hasta el río para proteger el puente y que al observarlo nos da la sensación de que el castillo se extiende hasta el Lozoya. En la actualidad, cuenta con un arco bajo el que pasa una calle, aunque ninguno de los dos existía en época medieval.

Las almenas que se han caído se han reconstruido con ladrillo para diferenciarlas de las originales conservadas.

Tanto el castillo como las murallas se han conservado casi íntegramente debido a que, por su solidez, se les han dado otros usos, ahorrando así material. Así, las murallas sirvieron de apoyo a casas modernas, mientras que el castillo se transformó en plaza de toros.

De hecho, hoy en día las gradas de la plaza aún ocupan el espacio que anteriormente ocupaban las habitaciones del castillo, y el patio acoge conciertos en verano.

Una vez dentro del recinto no dejes de ver la Torre del Reloj, caminar por la muralla  y visitar la Iglesia de Santa María del Castillo. Posee una torre pentagonal con una puerta en forma de recodo.

Visitable:

Enlaces Relacionados: