Castillo de Buen Amor

TOPAS I

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Buen Amor

Población:

Topas

Provincia:

Salamanca

Estado:

Buen estado

Datos de Interés:

El Castillo de Buen Amor es también conocido como Castillo Villanueva de Cañedo o Castillo de Fonseca.  

El castillo de Buen Amor fue construido en el siglo XV sobre un castillo anterior del siglo XI. Fue originariamente una fortaleza militar y las primeras informaciones datan del año 1.227, cuando Alfonso IX de León permuta este lugar, con el caballero santiaguista don Enrique de Sardina por la heredad de Ortazas en Ciudad Rodrigo. 

En 1447 perteneció al conde de Alba de Tormes que, en 1476, ya siendo duque de Alba, entrega la localidad de Villanueva de Cañedo con su castillo a los Reyes Católicos, a cambio de la de San Felices de los Gallegos, como un episodio más dentro de las luchas, capitulaciones e intrigas habidas en Castilla durante la conflictiva sucesión de Enrique IV. 

La leyenda popular denominó al Castillo-palacio como del Buen Amor al convertirse éste en propiedad del obispo Don Alonso de Fonseca Quijada, que fue Obispo de Cuenca, Ávila y Osma (lo adquirió en 1.477 de Alfonso de Valencia, a quién lo habían donado los Reyes Católicos un año antes en recompensa por haberles entregado la ciudad de Zamora, durante la guerra civil por la sucesión en el trono de Castilla en que se enfrentaban Isabel La Católica y Juana la Beltraneja).  

El Obispo Fonseca transformó el Castillo en su Palacio donde convivió con, su amante, Doña Teresa de las Cuevas, con quien tuvo 4 hijos 

Alonso Fonseca fue el iniciador de la casa de Villanueva de Cañedo, sabemos que fue un ferviente seguidor de los Reyes Católicos y capitán del ejército que tomó la ciudad de Toro en 1476 una cadena labrada en piedra sobre un escudo del Obispo, a la entrada del Castillo revela que allí moró el Rey Fernando

En 1615 Felipe III concede el título de primer conde de Villanueva de Cañedo a don Antonio de Fonseca y Enríquez Freire de Andrade y Gúzman, Caballero de la Orden de Santiago, descendente directo del Obispo de Ávila. 

Este castillo-palacio de estilo gótico, por su situación en terreno levemente ondulado y cubierto de monte, más parece que fuera dedicado a estación de montería y palacio de residencia, que a castillo típicamente militar.

El castillo-palacio es de planta cuadrada su estructura simple está construida a base de sillería. El castillo-palacio estaba aislado por un profundo foso exterior atravesándose el mismo por medio de un puente levadizo, el cual tocaba en el antemuro o barbacana que rodeaba el edificio.

En la plataforma del primer recinto se abre el palacio formando un cuadrilátero, con torres a los ángulos. Ellas son término medio entre redondo y cuadrado, en razón de sus esquinas curvas y la de hacia norte se desgarra montando sobre la barbacana, puesta al través, gigantesca de tamaño, como homenaje de fortaleza, amparando bajo su masa la entrada del palacio que se hace por puerta de arco gótico de enormes dovelas.

Cerraban esta puerta, primero una reja de balaustres forjados con extraña invención y luego dos hojas enchapadas en hierro con puntiagudos clavos, postigo y mirilla. Traspasada ésta, se abre el patio con dos pisos de galerías en tres de sus lados, formando el cuarto un muro en cuya parte alta se abre un notable balcón con escudo y una galería más arriba igual a las de los otros lados. Los interesantes artesonados de los techos de las habitaciones y de las galerías fueron destruidos por un incendio.

La puerta es adintelada con escudo encima y corpulentas almenas con labor de escamas. En medio de sus lienzos volaban garitas en saledizo y tres de los ángulos se protegían con recios cubos conteniendo aposentos abovedados en dos pisos, de los que el inferior tenía entrada por un camino de ronda subterráneo.

Del primitivo castillo del siglo XI se conserva el sótano que tiene bóveda de medio punto y que actualmente alberga el restaurante.

Visitable:

Enlaces Relacionados: