Castillo de Bolea o castillo de Buluya

BOLEA IV

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Bolea o castillo de Buluya

Población:

Bolea

Provincia:

Huesca

Estado:

Restos

Datos de Interés:

Las ruinas del castillo Bolea se encuentran sobre un cerro en la parte alta de la localidad de Bolea, junto a la colegiata de Santa María la Mayor, en la comarca de la Hoya de Huesca.

El castillo es de origen musulmán y fue conocido por los moros como “Buluya”, tras la reconquista aragonesa de las plazas de Loarre o Marcuello, Bolea se convertiría en una de las principales plazas fortificadas musulmanas de la zona en el siglo XI.

El castillo formó parte de las fortificaciones defensivas del distrito de Huesca de la Marca Superior de Al-Andalus. Estuvo dotado de potencial estratégico, y tuvo importancia, pues dada su cercanía a Wasqa, la Huesca musulmana, apenas la separaban de ella 20 kilómetros, fue uno de los principales castillos que defendían los accesos a la ciudad por su parte Noroeste de posibles incursiones o ataques cristianos.

El nombre de Bolea viene de “bols”, vocablo de origen indoeuropeo, primitivamente, castillo sobre las breñas, el pueblo creció después en la ladera.

Si realmente existió una fortaleza, castro defensivo en la frontera ilergeto-vascona, el lugar lo ocupa ahora la extraordinaria colegiata de Santa María la Mayor, que guarda valiosas obras de arte.

Tras la reconquista de Loarre y Marcuello, Bolea se convirtió en el principal reducto de la defensa musulmana. Con la entrega a los cristianos de Puibolea quedó casi bloqueada.

En 1083 el rey de Aragón Sancho Ramírez conquista villa y castillo a los moros, para volver a manos musulmanas tiempo después, en fecha desconocida y diez años más tarde Sancho Ramírez concedía al monasterio de Montearagón su iglesia. Esta conquista no fue duradera, pues se perdió en fecha desconocida.

Con la reconquista aragonesa de Wasqa (la Huesca musulmana), en 1096, Bolea quedaría totalmente aislada, hasta que, en septiembre de 1101, Pedro I de Aragón la asedia. Los sarracenos pedirían ayuda a los musulmanes zaragozanos. Estos serían vencidos por Aragón. En octubre del mismo año Bolea capitula.

Los musulmanes de Zaragoza intentaron socorrerla, pero fueron vencidos en octubre de ese mismo año, y poco después capituló Bolea. Tras la rendición, la guarda del castillo quedó bajo el poder de Fortún López. Los abades de Montearagón la hicieron cabeza de un rico priorato. Su iglesia adquirió en época posterior el título de colegiata. Perteneció a la sobrecollida de Huesca y en 1495 contaba con cien fuegos.

El castillo fue de considerables dimensiones. Al parecer en el solar que ocupaba parte de la fortaleza se construyó una iglesia románica, que en el XVI fue sustituida por la actual Colegiata.

Sus restos actuales se reducen a una base de un recinto de planta rectangular de fábrica de mampostería con algunos paredones de cierta altura. En el lado que mira al Este se observa el hueco de la puerta de ingreso del cual quedan algunos sillares y unas pequeñas escaleras. Un nivel más abajo está la colegiata construida con elementos que podían formar parte del castillo.

Visitable:

Enlaces Relacionados: