Castillo de Belmez

BELMEZ

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Belmez

Población:

Belmez

Provincia:

Córdoba

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

El castillo de Belmez, al igual que otros que poblaron el norte de la provincia de Córdoba, custodiaba el camino viejo de Los Pedroches.

El acceso al recinto del castillo se realiza a través de una puerta acotada, situada en uno de los cubos. Al lado de ella había una torre albarrana (típico sistema defensivo inventado por los árabes).

En la construcción de esta fortificación se empleó la piedra, aplicando las dos principales técnicas constructivas, la mampostería, o piedra escasamente labrada para la zona de los muros, y la sillería, para las esquinas de las torres, donde se cuida más el trabajo de la piedra.

Se tienen noticias de este castillo desde el año 1245, aunque la torre principal y la muralla son posteriores (siglo XV). Perteneció a la Orden militar de Calatrava después de haber pasado por el Concejo de Córdoba. En el siglo XV, Córdoba fue un punto importante de culminación de la Reconquista, y el Castillo era una importante zona de control, ya que en la guerra de Granada se les pidió ayuda a ciertas ciudades castellanas para poder hacer frente al contingente nazarí.

Entre los años 1810 y 1812, durante la Guerra de la Independencia, las tropas francesas se adueñaron del Castillo de Belmez, ocupándolo durante largo tiempo. Tan importante fue para los invasores franceses, que incluso repararon parte del recinto. La dominación francesa dejó una huella tan profunda en Belmez, que sus habitantes prefirieron deshacerse de ese bastión tan atractivo para sus enemigos, e intentaron destruirlo.

La fortaleza es de forma alargada, su planta se adapta al terreno sobre el que se asienta, una enorme roca infranqueable por el lado noroeste por un profundo acantilado. El castillo consta de 6 torres semicilíndricas dispuestas a lo largo de una muralla con tramos de distintos grosores que rodean el recinto interior y en cuyo patio de armas perdura un aljibe, conocido popularmente como “la pisada del caballo”, y que, dadas las características del terreno siempre contiene agua.

La Torre del Homenaje, de planta pentagonal y 11 metros de altura, está dividida en dos plantas rematadas en bóvedas de ladrillo (aunque estuvo rematada por matacanes y almenas, elementos claramente defensivos que han desaparecido con el paso del tiempo). De entre sus escasos vanos destaca una ventana con arco de medio punto.

De entre sus escasos vanos destaca una ventana con arco de medio punto. Desde sus balcones pueden verse Sierra Palacios, el pantano de Sierra Boyera y un lago artificial originado de una explotación minera. Desde la parte más alta de la torre se divisan también las localidades próximas, algunos pozos mineros y las vías férreas antiguas. En la construcción se empleó la piedra, aplicando las dos principales técnicas constructivas, la mampostería, o piedra escasamente labrada para la zona de los muros, y la sillería, para las esquinas de las torres, donde el trabajo fue más cuidado.

Visitable:

Enlaces Relacionados: