Castillo de Ayora o Palacio Fortaleza del Duque del Infantado

AYORA I

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Ayora o Palacio Fortaleza del Duque del Infantado
Población:
Ayora
Provincia:
Valencia
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo de Ayora o como también es conocido, Palacio-Fortaleza del Duque del Infantado, se sitúa sobre una cresta de rocas que domina la villa.

El castillo es de origen musulmán, fue reconstruido a mediados del siglo XIII, sobre una antigua construcción árabe, tras ser reconquistado el Valle por tropas aragonesas de Jaime I el Conquistador entre 1239 y 1243. Con la firma del tratado de Almizra en 1244 entre la Corona de Castilla y la Corona de Aragón, Ayora queda en poder de los castellanos. Por el tratado de Campillo firmado en 1281 entre Alfonso X el Sabio (1252-1284) de Castilla y Pedro III el Grande (1276-1285) de Aragón, Ayora pasa nuevamente a manos aragonesas, como compensación de guerra. Por el acuerdo de Elche de 1305, Ayora pasará a incorporarse al Reino de Valencia por decisión del rey de Aragón Jaime II el Justo (1291-1327).

La primera mención que se hace del castillo proviene precisamente del geógrafo musulmán, Al-Idrisi que en el siglo XII lo cita de pasada.

Durante los siglos XIV y XV la villa de Ayora será lugar de señorío, siendo propiedad del almirante de Aragón Bernat de Sarriá. Más tarde será comprado en 1492 por don Rodrigo de Mendoza (hijo del Cardenal Mendoza), primer marqués de Zenete (fallecido en 1523). Su hija Mencía de Mendoza y Fonseca, marquesa de Zenete, (Jadraque en Guadalajara 1508 – Valencia 1554) hereda el señorío, pero al morir sin descendencia pasa a manos de su hermana María, casada con Diego Hurtado de Mendoza, Duque del Infantado que lo unirá a sus dominios hasta 1837 en que los regímenes señoriales son abolidos. Mencía de Mendoza casó en segundas nupcias con el duque de Calabria en 1541 y está enterrada junto con sus padres en el Convento de Santo Domingo de la ciudad de Valencia, en la capilla Real. De su propiedad por el Duque del Infantado, es por lo que en ocasiones se le conoce como Castillo del Duque del Infantado.

Con el decreto de expulsión de los moriscos en 1609, el valle quedó prácticamente despoblado, después que estos se hubieran rebelado contra el poder real.

Durante los siglos XVI y XVII el castillo sufriría importantes reformas para acondicionarlo como palacio, entre ellas la construcción de la conocida como “Puerta Falsa”, mandada realizar por doña Mencía de Mendoza.

El castillo se encuentra prácticamente en ruinas desde que en 1707 las tropas de Felipe V al mando del conde de Pinto tomaran por asalto, saqueando y quemando la población y el castillo, quedando este abandonado. En 1797 el botánico Cavanillles nos hace una descripción del mismo y nos lo presenta como un lugar arruinado y destrozado. En 1812 los franceses ocupan el valle y terminan con lo poco que quedaba del castillo.
La villa de Ayora situada a los pies del castillo se encontraba a su vez amurallada, disponiendo de 3 puertas: el Portal de la Virgen de Gracia, el Portal de Santa Lucia, y el Portal de Palaz o de San Nicolás.

El castillo es de planta alargada, adaptándose al terreno sobre el que está construido. En su centro y dominando el paisaje se alza la torre del homenaje, de planta cuadrangular y en la actualidad brutalmente amputada en altura. Realizada en mampostería y sillería, se observan restos de tapial de alguna construcción anterior musulmana.

Dispone de 2 plazas o patios, una más grande conocida como la plaza de armas con un pavimento de guijarros de diseño geométrico y donde se haya el aljibe y otra más pequeña al sur considerada como el patio del antiguo palacio-fortaleza de la Marquesa de Zenete.

El castillo se rodeaba por una línea de murallas de aproximadamente 6 metros de altura. Entre las ruinas podemos encontrar restos de torres cuadrangulares y una semicircular, así como restos de antiguas dependencias.

El castillo tenía 2 accesos, al norte atravesando por el conocido como Barrio Alto y al sur por la conocida como Puerta Falsa (siglo XVI) que daba acceso directamente a la zona palaciega. Aunque actualmente esta puerta tiene un difícil acceso, en su origen era la entrada natural al castillo palacio, recibe el nombre de “puerta falsa” ya que en la actualidad no cumple con esa función por la inutilidad de su acceso al haberse abierto una cantera de piedra a sus pies. Formada por un arco de medio punto, está realizada en sillería con piedra caliza rojiza. La puerta queda enmarcada por una moldura de piedra asimétrica en forma de alfiz, en cuya parte superior debía ir el escudo de armas de la familia propietaria del castillo, escudo que hoy día ha desaparecido. El escudo con toda probabilidad se correspondería con el del Marquesado de Zenete.

Por encima de la portada podemos ver 2 ménsulas que sustentaban un matacán actualmente desaparecido y que protegía la entrada.

Visitable:
Enlaces Relacionados: