Castillo de Asmesnal

ALFARAZ DE SAYAGO I

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Asmesnal

Población:

Alfaraz de Sayago

Provincia:

Zamora

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

En el S. XVIII, el Marqués de Palacios compró la dehesa de Santarén y con ella el castillo, la iglesia y casas del pueblo. Posteriormente lo enajenó a favor de Luis Fernández de Córdoba, Duque de Medinaceli, también conocido por “el de las 99 dehesas”. A finales del S. XIX, es adquirido por D. Fernando Nuño “El Mosco”, más tarde lo compra un médico que lo mantiene hasta los mediados del S. XX cuando el Instituto Nacional de Colonización lo expropia y lo vende a los vecinos del actual pueblo de Alfaraz.

Este castillo es uno de los tres castillos que existen en la comarca. Los otros dos están en Peñausende y Fermoselle. El castillo fue una fortaleza levantada en el S. XII, los restos conservados hoy día  de la torre del homenaje y algunos muros datan del siglo XV. El castillo está edificado en la línea defensiva que suponían las poblaciones de Peñausende y Ledesma en los tiempos de Fernando II de León cuando hizo venir desde Extremadura a Castroforte y Peñausende, a los Caballeros de la Orden de Santiago.

Cuatro torres que estarían a una por esquina en torno a la torre del Homenaje que sería la central. Así el primer cerco defendía a la torre principal, que también serviría de vigilancia y doble defensa pues es más alta que las cuatro torres.

Hoy, en los restos del Castillo de Asmesnal aún podemos apreciar la torre del homenaje con una bóveda de cuarcitas sin tallar. El Palacio de Asmesnal fue casa solariega y residencia del obispo cuando perteneció a la Iglesia. Se conserva en bastante buen estado. La iglesia de Asmesnal muestra en su construcción diversos añadidos o reparaciones. En su interior existe una placa con la fecha de su construcción por el arquitecto Fernando Nuño en el año 1894. Lo que sin duda no es su construcción original sino, alguna de las diversas reconstrucciones o arreglos en los que se aprovecharon las piedras labradas procedentes de los arcos, puertas y ventanas del castillo.

El castillo es de propiedad privada (debemos pedir permiso para acceder al reciento), su estado actual es de ruina, sin embargo, la belleza del entorno, hacen de este lugar una visita obligada.

Visitable:

Preguntar al dueño.

Enlaces Relacionados:

No hemos encontrado más información