Castillo de Álora

ÁLORA II

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Álora
Población:
Álora
Provincia:
Málaga
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo árabe de Álora se encuentra situado en el cerro de las Torres, en pleno valle del Guadalhorce.

Por su configuración orográfica y su importancia estratégica como punto de control del Valle del Guadalhorce y por su acceso natural a Málaga desde el interior, hizo de Álora un objetivo primordial en el avance hacia el sur de los reinos cristianos durante la Edad Media. Este lugar siempre ha estado poblado y ha sido protagonista de contiendas por el dominio de su zona, aportando cada pueblo que recalaba aquí, cultura, costumbres y construcciones diversas.

Los fenicios encontraron en este valle óptimas condiciones para el desarrollo de sus actividades mercantiles y pusieron los cimientos de su castillo.

Los romanos construyeron sobre las ruinas que hallaron, lo fortificaron y dejaron la base consistente para que otro pueblo invasor, los árabes, siglos después, lo convirtieran en residencia, Alcazaba y lugar de difícil acceso y conquista.

Los Visigodos, en el Siglo V, arrasaron el castillo, en una de sus periódicas incursiones.

Cuando los árabes llegaron poco después, en el 711, sobre las ruinas edifican un gran castillo. Álora desde entonces no pudo ser conquistada por ningún rey de Castilla, lo que hace suponer que Álora contaba con un sistema defensivo sólido y bien adaptado a su situación. Lo intentaron Alfonso VIII, Juan y D. Pedro, tutores de Alfonso XI, Enrique IV hasta que finalmente, al terminar la primavera de 1484, los Reyes Católicos emprenden la conquista de Granada, logrando tomar Álora e incorporándola a la corona.

Los Reyes Católicos sobre una mezquita existente en el Castillo, fundan una Iglesia, que como es tradicional en la conquista, le dan el nombre de Santa María de la Encarnación (destruida por un terremoto quedando hoy restos en la capilla existente en las Torres).

En el año 1628 Álora se segrega del municipio de Málaga, acta firmada por Felipe IV cuyo original se conserva en el Archivo Municipal finalizando con la aseveración de que Álora se segregaba para “siempre jamás”.

Existe una placa conmemorativa en el castillo de Álora que cuenta la historia de la muerte ante los muros del castillo del “Adelantado de Andalucía”, Don Diego de Rivera en 1434.

Desde de la reconquista, las murallas y torres del castillo fueron sometidas a reparaciones por parte de los nuevos pobladores. Pero las mismas reparaciones, las viviendas que se fueron adosadas a las muros y adarve, la construcción del cementerio y la falta de mantenimiento han hecho desaparecer ciertos puntos del arrabal, además de la destrucción total de torreones macizos. Tras las últimas reformas se han conseguido recuperar partes tan importantes como las torres de la Vela (La torre de la Vela es de planta cuadrada y está dividida en 3 cuerpos que van decreciendo en altura a medida que se va subiendo) y la torre del Homenaje, el arco de Herradura, la iglesia gótica y los lienzos y torres del perímetro. En 1818 el castillo es usado como cementerio durante los siguientes 200 años tras los cuales, el camposanto fue trasladado a otro lugar.

 

Se conserva del castillo edificado con una estructura simple de planta irregular, en fábrica de tapial y sillería, 2 torres en buen estado y numerosos lienzos de muralla (algunos con nichos adosados).

El Castillo de Álora está compuesto de 3 recintos amurallados y con diferente grado de conservación.

El primero, de planta sensiblemente cuadrada con unas dimensiones aproximadas de 33 x 37 metros, es de la época califal y está formado por 6 torres cúbicas y sus correspondientes murallas, 4 de las torres se ubican en las esquinas del recinto y 2 en el centro de los lienzos noroeste y sureste (1 torre es el mausoleo de la familia Bootello y la otra torre, denominada del “Arco de ingreso”). La torre en la esquina sur del primer recinto es, la Torre del Homenaje.

El segundo recinto, es de planta irregular, enlaza con el primero desde las torres Norte y Oeste y lo rodea por el Norte, Este y Sur. Su perímetro está claramente definido por los restos de torres y murallas que aún se conservan. En su extremo sur se encuentra la Capilla Mayor de la primitiva Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación.

El tercer recinto, del que solo se conservan restos emergentes puntuales por estar integrado en las edificaciones de la zona, se complementaba con el segundo arrancando de los extremos Noreste y Suroeste y avanzaba hacia el casco urbano hasta completar un amplio espacio fortificado.

Visitable:
Enlaces Relacionados: