Castillo de Almansa

ALMANSA

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Almansa
Población:
Almansa
Provincia:
Albacete
Estado:

Deteriorado

Datos de Interés:
Perteneciente a los Templarios, el castillo actual sustituye a la fortaleza islámica.

Los orígenes de Almansa tal vez haya que buscarlos en la época romana, conocida como Ad-Aras junto a la vía Heráclea.

Almansa alcanza renombre en época islámica, y es en el 1241 cuando la ciudad se entrega al príncipe don Alfonso (futuro Alfonso X el Sabio), bajo el reinado de Fernando III el Santo, y una vez conquistada la cercana población de Chinchilla.

El castillo es mencionado en algún documento publicado por Aurelio Pretel de 1338, sobre el aprovechamiento de aguas de Alpera, se establecen varias penas que, en todo o en parte, se habían de destinar “para el castiello de Almansa” o “para los muros del castiello de Almansa“.

En 1248 el castillo será testigo del encuentro entre Jaime I de Aragón y su yerno Alfonso X el Sabio, en el cual acordaron que el castillo de Almansa marcaría los límites fronterizos entre los reinos de Murcia (Castilla) y Valencia (Aragón).

Almansa y sus alrededores pasarían a formar parte del señorío del infante don Manuel en el 1310 y más tarde de su hijo don Juan Manuel, quienes conceden a Almansa diversos privilegios que serían confirmados un siglo después por los marqueses de Villena, los de Aragón y los Pacheco y más concretamente por Juan Pacheco segundo marqués de Villena.

El señorío de los Manuel pasó a don Alfonso de Aragón primer marqués de Villena hasta que Enrique IV ya en el siglo XV lo entregará a Juan Pacheco segundo marqués de Villena y uno de los hombres más poderosos de la época.

Será este personaje quien le dé al castillo de Almansa la configuración actual y quien construya la fantástica torre del homenaje que hoy se conserva.

En el año 1476 Almansa pasa a formar parte del patrimonio de la Corona y por tanto de los Reyes Católicos, por el apoyo prestado por la familia Villena a las pretensiones al trono de Castilla de Juana La Beltraneja.

En 1707 en las cercanías de la ciudad, se libró la famosa batalla conocida como la Batalla de Almansa entre las tropas del Felipe de Anjou y del Archiduque Carlos de Austria, durante la Guerra de Sucesión española. El triunfo de Felipe de Anjou supuso la victoria definitiva de la dinastía Borbón al trono de España, el futuro Felipe V de Borbón.

A partir del siglo XVI el castillo sufre un deterioro continuo, manteniendo este estado hasta principios del siglo XX, estando a punto de ser demolido, por el alcalde de Almansa en 1919 que pide su demolición por el estado de ruina que presentaba, permiso que le es denegado, siendo declarado Monumento Histórico Nacional Artístico en 1921.

 

El cerro del águila tiene forma amesetada alargada de norte a sur y el castillo se adapta de forma asombrosa al terreno sobre el que se asienta. Se trata de una fortaleza de 100 metros de largo por 30 metros de ancho.

Su recinto amurallado está adaptado a los desniveles del terreno, con torreones cilíndricos en las esquinas y almenas en todo su perímetro.

El castillo está construido en piedra. En los lienzos o muros, se utiliza el sillarejo, es decir, piedra poco trabajada. Y, en las esquinas de las torres, se utiliza el sillar, es decir, piedra labrada en su totalidad. En las partes hechas en época musulmana, se utilizó el tapial.

Entre los elementos a destacar tenemos los muros almenados, la torre del homenaje situada en el centro mismo del castillo, las barbacanas de acceso y las troneras para las armas de fuego de la época.

De su época almohade sólo queda un muro construido tapial, las reformas posteriores del castillo realizadas por la familia Manuel y los Pacheco se realizaron en mampostería, diferenciándose del tapial almohade.

La muralla es de buena mampostería con torres semicirculares en los ángulos y barbacana para defender la entrada.

El castillo está formado por 2 recintos escalonados, ambos defendidos por torres semicirculares y muros almenados.

El recinto inferior del castillo posee 2 puertas de acceso, la del lado Oeste, por la que se entraba a pie y a caballo, está protegida por una fuerte barbacana y un matacán defensivo. La puerta del lado Este, era por la que se accedía con carros y carruajes y por la que se accedía directamente al patio de armas (hoy día cerrada).

Nada más traspasar la puerta de acceso entramos en la barbacana defensiva que hace a modo de curva (acceso en codo), lo que permitía una mejor defensa ante las tropas atacantes.

A través de una puerta abierta en el muro, se entra en el patio de armas, que en realidad era una zona reservada para los artesanos y los almacenes.

Desde este patio se accede a las distintas partes de la fortaleza, restos de la zona palaciega de la antigua fortaleza árabe, la puerta Este, las troneras para las armas de fuego y el acceso a las murallas que permitían la defensa. Desde el patio y por una empinada escalera sin protección alguna, se accede al segundo recinto, en el centro del cual se encuentra la torre del homenaje. Se trata de un torreón de planta cuadrada fabricada a base de mampostería y sillería, la entrada se encuentra en una zona elevada que dificultaba el acceso.

La torre antiguamente tenía 2 pisos, hoy sólo se conserva el interior. Su bóveda presenta una cubierta interior de crucería gótica con nervios de piedra y elementos de ladrillo. En el interior encontramos a ambos lados sendas ventanas abiertas una al patio de armas y enfrente la otra con unos bancos de piedra que se asoma a la ciudad de Almansa. En las claves de la bóveda la heráldica de los Villena.

Desde aquí y a través de una bella escalera de caracol se sube a la terraza almenada. La escalera de caracol, esta tallada en la roca y conserva elementos de cantería (está considerada una maravilla del gótico albaceteño).

Visitable:
Enlaces Relacionados: