Castillo de Aínsa

AINSA IV

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Aínsa
Población:
Aínsa
Provincia:
Huesca
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
Se trata de una fortaleza localizada en la parte alta de la población, que cuenta con varias fases de construcción y de estilos.

En el año 724 se data la leyenda de la Cruz de Sobrarbe: Los cristianos que han huido del dominio musulmán se reúnen en Aínsa y acometen la reconquista. Las tropas cristianas, dirigidas por Garci-Ximeno consiguen ganar la batalla gracias a la aparición, sobre una carrasca, de una cruz luminosa, que les dio coraje para recuperar la ciudad. La victoria es conmemorada todavía en nuestros días con la fiesta bianual de “La Morisma”. La cruz sobre la carrasca es el símbolo del Sobrarbe y aparece en uno de los cuarteles del escudo de Aragón.

 

El castillo románico de Aínsa fue construido por canteros locales de formación lombarda, entre 1045 y 1060, durante el reinado de Ramiro I, sobre un antiguo emplazamiento musulmán reconquistado por Sancho Garcés III, en el s XI y transformado en la época de Felipe II, siendo la parte más primitiva de este castillo su torre del homenaje.

Esta pequeña fortificación se repobló a partir de 1124 por el privilegio que le concedió el Rey Alfonso I, Alcanzando Aínsa gran importancia en época medieval. El rey Alfonso I el Batallador otorgó la Carta puebla por la que se beneficiaba a sus habitantes con el fuero de Jaca. La importancia de la plaza llevó que la iglesia de Santa María fuera concebida también como defensa, tal y como atestiguan las saeteras de su torre.

Durante los siglos XIII al XV, le fueron concedidos, por los diferentes monarcas un gran número de privilegios, que nos muestran la gran importancia que la Villa de Ainsa adquirió en el medievo, sobre todo en el ámbito comercial, con la celebración de importantes ferias anuales, y que la convirtieron en el núcleo principal de una comarca más poblada que la actual.

La segunda fase de construcción es de mayor envergadura, se incluye en el plan general de reforzamiento y modernización de defensas fronterizas con Francia llevada a cabo por Felipe II a finales del siglo XVI y principios del XVII. Se siguió proyecto de Spanocchi, que también diseñó las ciudadelas de Jaca y Pamplona, además de otras actuaciones en el Alto Aragón. La presencia de este ingeniero militar está documentada en Aínsa en 1593. Se refuerza con elementos como un paseo de ronda para la guardia, situado encima de la muralla que lo rodeaba. Sus murallas son almenadas y sus muros muy gruesos.

En 1706, la zona es asediada e incendiada por tropas francesas durante la Guerra de Sucesión. En 1742 pierde su uso militar y no vuelve a recuperar ese uso hasta la primera guerra carlista en el siglo XIX, en el que fue utilizada como cuartel por el general Ezpeleta, y en la tercera guerra carlista para rechazar la columna de Dorregaray.

 

Presenta una planta aproximadamente rectangular, con 2 torres desiguales y de planta cuadrangular en la fachada este y otras 2 torres, pentagonal y cuadrada, en el extremo opuesto.

Está construida en sillarejo y mampostería, con refuerzos de sillar en las esquinas. El lado occidental de la ciudadela se cierra con 2 bastiones de planta trapezoidal irregular, con muros en talud construidos con grandes sillares, protegidos por contraescarpas y un foso por el lado norte, que se salvaba mediante el correspondiente puente levadizo construido en el reforzamiento y modernización de Felipe II y que se tapió en el siglo XX.

En el otro extremo, en la zona de los bastiones, presenta otras dos torres, una de planta pentagonal y los restos de otra de planta cuadrada. La primera, situada en el bastión suroeste, está construida con sillarejo y mampostería. Está muy reformada, especialmente en los vanos inferiores, adaptados para armas de fuego. Era de cinco pisos planos y se cubre con techumbre a dos vertientes sobre una falsa con ventanas cuadradas. Conserva la entrada primitiva en alto, en el tercer piso, en arco de medio punto al exterior y adintelada al interior. Del costado norte de la torre arranca un murete, paralelo a la muralla, hasta lo que fue un pequeño torreón cuadrado, del que se conservan restos de tres de sus muros.

La Torre del Homenaje de estilo románico, de planta pentagonal y con 5 pisos, situada en la zona Suroeste, presenta elementos de torre de función defensiva, como ventanas saeteras, pequeños vanos en su parte baja y muros gruesos, está rodeada de un recinto amurallado donde se refugiaban los habitantes de la villa en caso de peligro.

Contiene un patio cuadrado de unos 100 x 60 metros. El recinto se rodea de una arquería de comunicación cuya, función es la de sostener el paseo de ronda.

La única puerta da a la plaza mayor, que hasta no hace muchos años estaba precedida por un foso de gran profundidad en el interior (el foso se haya cegado actualmente).

 

Hoy en día, en la Torre del Homenaje se encuentra el Eco Museo Centro de Visitantes, en la torre noreste la Oficina Comarcal de Turismo y en la torre sureste.

Espacio Geoparque de Sobrarbe-Pirineos. En el patio de armas del Castillo tiene lugar durante la segunda quincena de julio el “Festival de Musical Castillo de Ainsa” y en septiembre la “Feria de Sobrarbe”.

Visitable:
Enlaces Relacionados: