Alcázar de Toro

TORO II

Tipología:

Icono_Castillo
Icono_Alcazar
Nombre del Castillo:
Alcázar de Toro
Población:
Toro
Provincia:
Zamora
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
La ciudad de Toro posee una situación estratégica dominando el río Duero. Su alcázar, símbolo de la importancia estratégico-militar de Toro en el Medievo, fue construido sobre una terraza en la margen derecha del río.

Las primeras referencias que se tienen son del siglo X, época en la que el infante D. García impulsó su construcción, pero este castillo fue reconstruido a lo largo de los siglos. Tras la división de León y Castilla a mediados del siglo XII, Toro queda adscrito al reino leonés. En 1199 se casa Alfonso IX con doña Berenguela y éste será el rey que entre 1188 y 1195 inicie la reconstrucción del castillo y de las murallas. La forma actual fue configurada a partir de 1283, fecha en la cual Sancho IV donó Toro y su alfoz a su esposa María de Molina, la cual reconstruirá el antiguo castillo. Más tarde se realizarían varias obras de mejora como las llevadas a cabo entre 1397 y 1410 o en 1463, de la mano de Enrique IV.

El 1 de marzo de 1476, el Alcázar de Toro fue el último baluarte de Juana la Beltraneja en esas tierras como consecuencia de su guerra con los reyes católicos, la cual perdió la corona frente a su tía, Isabel la Católica, siendo determinante la victoria de Fernando el Católico a las puertas de Toro.

Hasta 1505 albergó las famosas tablas de Juan de Flandes que compusieron el retablo de Isabel la Católica y que hoy lucen en el Palacio Real de Madrid y en varias colecciones extranjeras.

 

El Alcázar ha sido testigo de importantes acontecimientos históricos.

Aquí fue coronado rey de León en 1230, Fernando III el Santo, lo que supuso la unión definitiva de los reinos de Castilla y León, aquí fue encerrada doña Constanza, prometida del rey Alfonso XI, cuando este se desposó con María de Portugal. En este lugar fue asesinado por orden del citado rey, Juan de Haro, el Tuerto, Señor de Vizcaya. En él, murió el niño Sancho de Castilla, hijo natural de Pedro I el Cruel, encarcelado por Enrique II. En el siglo XV también sirvió de prisión a parte del séquito de los Delfines de Francia. A mediados del siglo XIX el castillo se encontraba destruido en su mayor parte, habiendo sido utilizado como almacén de pólvora, matadero y cárcel.

 

Situado en el ángulo S.E. del primer recinto amurallado. Del edificio primitivo subsisten tan sólo los muros exteriores, que llegan a alcanzar 2 metros de anchura. De forma rectangular, posee 7 torres circulares macizos situados en las esquinas y en la parte central de cada lienzo, realizados con forro de mampostería caliza, que proporcionan un saliente estratégico en el adarve de la muralla.

En el lado Sur se abre la puerta de acceso al recinto, con portada del siglo XVIII, ocupando el lugar donde se ubicó la torre del homenaje con planta pentagonal, la cual, fue demolida en el siglo XIX para utilizar sus dependencias como cárcel.

En el lado Este, una puerta secundaria adintelada se encuentra cegada sin que conozcamos si es original o un añadido posterior.

La cerca se encuentra protegida por un recinto anterior, que hoy sirve de mirador, del cual apenas se sabe, pero parece proteger la ronda de muralla desde el Sur y el Este.

De aparejo de hormigón de cal y canto rodado, enchapadas sus caras con mampuesto de piedra caliza, lo cual imposibilita la apreciación de posibles remiendos.

En la plataforma natural sobre la que está asentado el alcázar se aprecian los arranques de la muralla que bajaba hasta el puente y la que iniciaba su recorrido para abrazar la ciudad hacia el este.

En origen lo aislaba del caserío un foso profundo, rellenado hoy con tierras de derribo. Además, se encontraba protegido por otro muro macizo.

Visitable:
Enlaces Relacionados: