Alcázar de Almería

ALMERÍA V

Tipología:

Icono_Alcazar

Nombre del Castillo:

Alcázar de Almería

Población:

Almería

Provincia:

Almería

Estado:

Deteriorado

Datos de Interés:

La ciudad de Almería fue fundada en el siglo X por el rey Hakim como atalaya defensiva de la ciudad de Pechina (de ahí el nombre en árabe Al-Mariyya Bayāna المرية بيانة).

En el año 955, Adb al-Rahman III, primer califa de AI-Andalus, concedió la categoría de medina al núcleo de Almería y fue en este año cuando manda construir sobre las ruinas de una fortaleza anterior la Alcazaba, la Mezquita mayor y fortificando el espacio urbano, entre la propia alcazaba y la orilla del mar, a base de un sistema constructivo de tapial, hormigón cal, mampostería, sillería, sillarejo y otros materiales en menores proporciones como el ladrillo. La construcción iniciada por el primer califa de AI-Andalus sería terminada por Hayrán (rey taifa de Almería, en el siglo XI). Su máximo esplendor fue en el siglo X con la base naval militar califal y en los reinos de Taifas (1009-1091) en que se construye gran parte de la alcazaba.

La alcazaba de Almería, con sus 1430 metros de perímetro amurallado, es la construcción musulmana más extensa de España, después de la Alhambra.

El acceso al conjunto monumental se realiza por la puerta exterior abierta en una torre albarrana que conduce a la puerta de la justicia a través de una rampa en zigzag de reciente construcción, protegida por la Torre de los Espejos.

 

La Alcazaba, que se asienta en un cerro aislado desde el que se domina la ciudad, posee 3 recintos diferenciados: los 2 primeros responden al diseño musulmán, siendo el tercero de origen cristiano (fue construido por los Reyes Católicos).

Primer recinto

Actualmente aparece ocupado por jardines, sin embargo, su función original era bien distinta. Las recientes investigaciones han puesto de manifiesto que este primer recinto estuvo totalmente urbanizado, con numerosas casas, baños, dependencias, etc. Un espacio residencial con los problemas de abastecimiento de agua solucionados a través de la noria y del aljibe que aún hoy podemos contemplar.

En el extremo más oriental se localiza el Baluarte del Saliente, del que partía hacia el mar la primitiva muralla que cerraba la ciudad en el siglo X.

Es un amplio lugar que corresponde a lo que fue campamento militar y refugio para la población en caso de asedio.

Desde aquí se puede ascender hasta la explanada del Muro de la Vela, un libro abierto que nos permite leer las continuas transformaciones arquitectónicas que han ido acumulándose en la Alcazaba sobre el muro se levanta una espadaña con una campana, denominada Santa María la Mayor, que fue fundida en 1763 reinando Carlos III.

La explanada se llama así porque allí se levantaba la campana de la vela, que anunciaba los diferentes sucesos de la ciudad, como peligro por barcos que entraban en la bahía, peligro de fuego, etc. La campana reunía con su toque a los defensores de la fortaleza. En otras épocas sirvió para marcar la hora del agua a los regantes, como toque de queda y como cierre de las puertas de las murallas y salida de las patrullas. También se la oía en las noches de tormenta. Está cobijada por una cruz.

Al norte de la explanada del Muro de la Vela, se puede contemplar el impresionante lienzo de muralla que, atravesando el barranco de la Hoya, sube hasta el Cerro de San Cristóbal. Esta fortificación corresponde a la ampliación de las defensas de la ciudad que ordenó realizar el rey taifa Jayrán, entre los años 1014 y 1028.

 

Segundo recinto.

Formaba una pequeña ciudad palaciega dotada de las dependencias más necesarias: casas, mezquita, baños, aljibes, etc. Aunque en gran parte destruido, constituye un recinto de enorme interés histórico, arqueológico, arquitectónico y urbanístico.

Uno de los edificios mejor conservados es el de los aljibes califales. A su lado, se encuentra una ermita mudéjar mandada construir por los Reyes Católicos. En esta zona podemos visitar una vivienda musulmana, reconstruida a partir de sus zócalos. Por otra parte, existen los llamados baños de la tropa, divididos en tres estancias siguiendo el modelo de los baños romanos.

En este recinto estuvo el Palacio de Almotacín. Hoy es posible pasear por lo que fue su gran patio de crucero, rematado con estancias al norte, perfectamente delimitadas por el actual muro de la ventana de la Odalisca. En la esquina sudeste de este gran patio se localiza el baño privado de la reina.

 

Tercer recinto.

Se trata de la parte más moderna y mejor conservada de todo el conjunto, fue residencia real y hoy permanece en pie el palacio de Al-Mutasin y su mezquita, convertida en iglesia a finales del siglo XV.

Tras la toma de la ciudad en 1489, los Reyes Católicos mandaron construir un castillo en la parte más occidental y elevada de la Alcazaba. Su ejecución provocó la desaparición de gran parte del área palaciega anterior. Sus fuertes muros de sillería, la forma circular de sus torres y la propia estructura del conjunto corresponden a las nuevas necesidades militares, que ya han incorporado el uso de la artillería.

Su construcción se lleva a cabo entre los años 1492 y 1534 con materiales y conceptos muy distintos, lo que lo diferencia del resto del conjunto, está formado por 2 torres defensivas semicirculares, una torre del homenaje, que tenía además carácter residencial y un foso, que daba acceso a través de un puente levadizo.

El interior se organiza en torno al Patio de Armas. Todo el conjunto está dominado por la Torre del homenaje, que presenta una portada gótica, con un arco canopial coronado por el escudo de los Reyes Católicos. En el centro del patio existe un aljibe rectangular y un silo acampanado que en ocasiones se utilizó como mazmorra.

Los otros dos elementos principales son: la Torre de la Noria del Viento y la Torre de la Pólvora, con excelentes miradores sobre el puerto.

 

Murallas de Jairán o del Cerro de San Cristóbal.

Todo el conjunto de la Alcazaba se complementa con una serie de cercas y murallas entre las que destacan las denominadas Murallas del Cerro de San Cristóbal, una serie de 7 torres de sillarejo y de planta circular de cronología incierta que se relaciona con la conquista de la ciudad de Almería en tiempos de Alfonso VII. La cima, conocida como Yabal Laham, tiene una línea defensiva compuesta por varias torres que se van adosando unas a otras protegiendo el tramo de La Hoya donde destaca la puerta de acceso a La Almudaina.

Visitable:

Enlaces Relacionados: